imagen-cavix

 

La cavitación es uno de los métodos más eficaces para reducir la adiposidad localizada. Es ideal porque permite obtener resultados muy notables mediante un tratamiento no invasivo e indoloro. Presenta excelentes resultados en zonas que ni la gimnasia ni la dieta logra reducir. Cavix llega a los panículos adiposos más profundos utilizando bajas frecuencias.

¿Cómo funciona?

Cavix funciona a través de un sistema de reducción de grasas llamado cavitación, generando que las células adiposas se compriman y descompriman hasta explotar. Mediante este método se emiten ondas ultrasónicas de baja frecuencia, que destruyen los depósitos grasos.

¿En qué zonas se puede utilizar?

– Abdomen (lateral y central)
– Glúteos
– Pantalón de montar
– Piernas
– Brazos

¿Qué resultados puedo esperar?

– Reducción en pocas sesiones: Cavix destruye los depósitos grasos localizados permitiendo reducir centímetros del cuerpo.
– Ataca la celulitis: La cavitación tiene la capacidad de estimular la circulación sanguínea y la generación de nuevo colágeno, mejorando el aspecto de la piel con celulitis.
– Mejora la cirugía estética: Cavix también puede utilizarse para tratar el tejido de manera previa a una liposucción o para realizar retoques luego de la operación, perfeccionando aún más el modelado de la cirugía.

¿Cómo se aplica?

Cavix no requiere anestesia ni preparación previa, ni tiempo de recuperación. Se aplica entre 7 y 10 minutos por área de 10 x 10 cm, en forma de masaje circular, con movimientos lentos y en un máximo de 3 áreas contiguas. Se recomienda dejar pasar un período de 10 días entre sesiones, cumpliendo un total de entre 5 y 12 aplicaciones según el caso.