frutos-secos
20 octubre 2016
20 octubre 2016,
 0

¿Por qué comer frutos secos?

Son considerados los snacks más saludables y nutritivos que podemos elegir, especialmente crudos, como las almendras, castañas, nueces, avellanas, etc.

Si bien estos alimentos poseen un alto contenido calórico, ingerir una pequeña cantidad al día (de 5 a 10 frutos) puede aportar a nuestra dieta muchísimas vitaminas, proteínas, fibra, grasas insaturadas e importantes minerales. Aquí estan los beneficios:

Brinda mayor saciedad. Hace que la glucosa y los ácidos grasos sean absorbidos más lentamente a través del intestino.
En el intestino grueso ayuda en la protección evitando el desarrollo de tumores y contribuyen a la regulación del tránsito intestinal, evitando la constipación.
Aporta un elevado contenido de grasas cardiosaludables (con excepción de las saladas), predomina el ácido oleico, que es característico de la dieta del Mediterráneo.
Reduce los niveles de colesterol malo (LDL) y aumenta el bueno (HDL), Previene la arteriosclerosis.
Reduce en un 50% el riesgo de sufrir infarto de miocardio (consumiendo la cantidad recomendada).
Aporta proteínas de alto valor biológico (nueces: 15.6 g%, almendras: 16 g%, maníes: 20 g%).
Antioxidantes contra el envejecimiento. Actúan frente a la acción de los radicales libres disminuyendo, así, los efectos tóxicos de estos últimos.
Vitaminas. Fundamentalmente grupo B (ácido fólico) y vitamina E, que es un poderoso antioxidante.
Minerales (Hierro, Calcio, Magnesio, Potasio, Fósforo). El contenido mineral de los frutos secos es superior al del resto de frutas frescas, indispensables para un correcto desarrollo corporal y de la capacidad intelectual. Intervienen en el desarrollo y el mantenimiento del esqueleto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *