El acné vulgar es una de las afecciones más frecuentes en el mundo entero. Afecta principalmente a los adolescentes y genera un gran impacto psicosocial.

Se caracteriza por un desorden en la unidad pilosebácea y su patogenia es compleja y multifactorial:

  •         Cambios hormonales ( como la pubertad, el embarazo, la menstruación, el estrés o el consumo de anticonceptivos orales) producen que las glándulas seborreicas funcionen en exceso
  •         Bacterias que viven sobre la piel o dentro de ella o del cabello.
  •         La utilización de algunos cosméticos no aptos para piel seborreica.

 

  •         Fármacos que contienen esteroides, estrógenos, testosterona o fenitoína.

 

  •         La sudoración excesiva.

 

MEDIDAS BÁSICAS DE CUIDADO

 

  •         Limpiar la cara dos veces al día: la limpieza excesiva puede causar daños, como resecar la piel en exceso o irritar el acné persistente.

 

  •         Aplicar los productos recomendados para tratar la afección de forma tópica después del lavado.

 

  •         Secar la piel sin frotarla.

 

  •         Reducir el contacto del pelo con la piel de la cara.

 

  •         Elegir cosméticos que no contengan aceites o grasas en su composición.

 

  •         Seleccionar fotoprotectores oil-free.

 

  •         No tocar las lesiones.

  

  •         Evitar el estrés.

 

·         No tratar las cicatrices mientras haya lesiones activas.