El estar tanto tiempo adentro de casa puede llegar a alterar nuestra rutina o ciertos hábitos saludables que habíamos incorporado.
Les dejamos 4 recomendaciones para mantener nuestro
cuidado personal durante esta situación atípica:
1) Alimentación:
Al estar tanto tiempo en casa, seguramente estemos comiendo por aburrimiento, ansiedad o algún otro factor emocional. Nuestra nutricionista Emilia Berni recomienda lo siguiente:
Ponernos horarios para comer: si es necesario podemos poner alarmas para evitar comer antes de ese momento.
Armar un menú semanal: establecer que vamos a comer para organizarnos y suplir todos los nutrientes necesarios.
Hacer compras inteligentes: en nuestra salida al super, comprar más que nada vegetales, frutas y alimentos saludables.
Antojo dulce controlado: es normal tener un antojo. Lo que podemos hacer es “calmar” ese antojo con una opción saludable. Ej: cortar una banana, colocarla en el freezer y luego de un par de horas procesarla/licuarla haciendo un helado saludable.
Ambiente seguro: no tener en la alacena comida ultra procesada. Si no la tenemos, no la comemos.

2) Actividad física:
Es importante mantenernos en movimiento. Nuestra Directora Médica, María Rolandi Ortiz quien además de cirujana es deportóloga, recomienda realizar la actividad que más nos guste para mover el cuerpo ya sea entrenamiento funcional, baile, yoga o caminar por nuestra casa.
No contar con los elementos típicos del gimnasio no es un impedimento a la hora de realizar actividad física. Para la tonificación muscular podemos utilizar el mismo peso del cuerpo, botellas en vez de pesas, una escalera para activar los gemelos, entre otras cosas.
Además, nuestra doctora recomienda no sobreexigirse en este momento particular. Es ideal hacer algún ejercicio pero también mantenerse en calma ante la situación que nos puede generar estrés o incertidumbre.
3) Cuidado de la piel:
Nuestra dermatóloga, la Dra. Julia Manfrín recomienda continuar con los cuidados de la piel aunque no salgamos de nuestra casa.
Algunos consejos son:
· Mantener las rutinas de limpieza de la cara y el cuerpo.
· Hidratarse bien las manos con alguna crema ya que lavarlas frecuentemente puede resecar la piel.
· Aprovechar este tiempo para evitar maquillarse la piel teniéndola lo más limpia y fresca posible.
· Se puede ir preparando la piel para el invierno, realizando peelings faciales.

4) Bienestar emocional:
Practicar cualquier actividad que nos ayude a relajarnos, a conectar con nuestro interior y liberar las tensiones.
Es importante dedicar unos minutos del día a hacer respiraciones ya que tienen varios beneficios:
· Oxigena cada uno de los tejidos del cuerpo.
· Estimula el sistema nervioso distendiendo los músculos y aminorando el ritmo cardíaco, permitiendo controlar el estrés.
· Tiene un efecto anti-age ya que al oxigenar los tejidos mejora la calidad de la piel .

· Reduce la inflamación abdominal ya que estimula el intestino y los riñones promoviendo la eliminación de las toxinas.