¡Ya es Viernes! Muchas personas sueñan con este día porque el finde les permite descansar de la rutina diaria, reunirse en familia o amigos y aliviar las cargas del trabajo. Pero ¿realmente se descansa en fin de semana?

Si tenés familia, son las actividades para los niños, reuniones familiares y pendientes personales que resolver, pueden hacer que llegues al lunes tan cansada como cualquier otro día laboral.

Ahora te contamos estos pequeños consejos para aliviar un poco la carga y sacarle provecho a los fines de semana y vivirlos como lo que son: descanso, distracción y cero estrés.

Es muy importante que te olvides del trabajo. Desconectate completamente, así llegarás el lunes más relajada y productiva.

Aunque es un poco difícil, tratá de no dormir hasta tarde, así aprovechás el día. Podés tomar una siesta de 30 minutos en la tarde.

Organizá tus prioridades porque no podés hacer muchas actividades en tan solo dos día, si te llenás de cosas qué hacer te estresarás y llegarás al lunes agotada.

Olvidaté de la compu y el celular. Alejarte de la tecnología por un par de días te llenaran de alegría y cultivarás las relaciones personales y las actividades en espacio al aire libre.

Aprovechá algunos minutos o un par de horas sólo para dedicarte a vos. Meditá, tomá un baño de espuma, escuchá música o hacé lo que más te gusta en soledad.

Dale un chance a la invertar nuevas actividades, encontrar sitios nuevos o hacer cosas distintas de la rutina te llenarán de ánimo y energía.

Superá la nostalgia de saber que es domingo y que mañana comienza una nueva semana. Es fatal sentirse deprimido porque comenzás una nueva jornada. Lo sé, es difícil si no te sentís bien en tu trabajo, por ejemplo, pero pobrá poco a poco cambiando tu actitud y verás que también cambiarás la forma de ver las cosas, por lo que tu entorno también comenzará a ser diferente.