El consumo de la yerba mate tiene mucha historia, pues los guaraníes aprovechaban esta bebida para beneficiarse de sus propiedades alimenticias y curativas. La razón es sencilla: este arbusto silvestre tiene muchas vitaminas.

Tiene mateína y por lo tanto relaja los músculos, dilata los bronquios, puede tratar el asma, estimula el sistema nervioso central, funciona como diurético, relaja los conductos sanguíneos periféricos y previene la alta presión de la sangre.

Si bien el café puede causar insomnio y nerviosismo, la yerba mate no presenta estos inconvenientes y sus propiedades beneficiosas tienen una mayor duración.

Esta bebida natural mejora nuestra salud. Tiene agua, celulosa, dextrina, mucílago, glucosa, pentosa, grasa, resinas aromáticas, albúmina, Xantina, Teophylina, cafeína, ácido fólico, ácido caféico, ácido verídico, chorophila, colesterina, aceites esenciales, potasio, litio, sulfuros, carbón, ácidos cítricos, magnesio, manganeso, hierro y aluminio.

Tiene muchas vitaminas B, C y D. Sus sales minerales mejoran la circulación de la sangre.

Su acción antihipercolesterolémica y su alto nivel de saponinas reducen el número de lipoproteínas de baja densidad en la sangre.

La yerba mate es ideal para prevenir el envejecimiento celular, el crecimiento de células cancerígenas y el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

Es la bebida ideal en época de exámenes o durante el trabajo porque mejora nuestra concentración, reduce la ansiedad, previene la fatiga, elimina el estreñimiento y facilita el proceso de digestión.

Es ideal para deportistas y estudiantes. Además, mejora el estado de la piel y el pelo, y previene las caries dentales, el sobrepeso y la obesidad.

Fuente: http://www.elcuerpo.es/

¡Solicitá tu Consulta Gratis!
Powered by