Con la llegada de la primavera, nuestro organismo prácticamente se “revoluciona”, porque al aumentar los días y al haber más días de sol, se produce un cambio en la producción hormonal.

Por este motivo, tendemos a sentirnos con más energía y mucho más alegres, dado que hormonas como la melatonina, la serotonina o las feromonas aumentan en estos meses.

Tratá de seguir una alimentación sana, rica en frutas y verduras de temporada, las cuales te aportarán todos los nutrientes necesarios para disfrutar de una buena salud en esta bella época del año.

Ahora que comienza a hacer buen tiempo, podés practicar ejercicio al aire libre, disfrutando de los días de sol. No te olvides utilizar protector solar.

Tomá al menos 2 litros de agua al día. Aún más en caso de que practiques ejercicio.

Disfrutá de cada día y mantén una vida relajada. Si aún no te has decidido, ahora es buen momento para practicar la relajación o meditación. O incluso para apuntarte en clases de yoga o pilates.

Tratá de organizarte lo mejor posible, para que de esta forma evites la aparición de problemas tan comunes a día de hoy como el estrés o la ansiedad.

Si sentís que tienes algunos síntomas relacionados o parecidos con la depresión primaveral, no te asustes. Es habitual que, en los primeros días o semanas de la estación, te sientas un poco decaído/a. En estos casos, puedes optar por un suplemento vitamínico que te de las fuerzas que necesitas.

Y, sobretodo, disfrutá de los paisajes que nos brinda la Naturaleza en primavera. No hay nada más bello.

Fuente: http://www.natursan.net/