Los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo son las principales causas de enfermedades cardiovasculares, pero no solo eso, la inactividad física puede contribuir a cargarnos de tensiones productos del estrés que terminan en problemas como la depresión, ataques de pánico, etc.

Aunque no existen estudios profundos que atribuyen los beneficios psicológicos del ejercicio, se ha demostrado que la actividad física actúa sobre el sistema nervioso central y activa ciertas proteínas que contribuyen a la prevención de ciertas enfermedades.·” señala la Dra. María Rolandi, directora de Ro Medical Art.

Entre esas proteínas se destacan las endorfinas, neurotransmisores que se encargan de generar la sensación de relajación y felicidad. Es así como sabemos que durante y posterior a la práctica de actividad física, la química del cuerpo promueve el bienestar psicologico, bajando los niveles de ansiedad y estrés.

Por otro lado, si somos constantes, el ejercicio físico combinado con una buena alimentación hace que nuestro cuerpo cambi: bajamos de peso, los músculos crecen y la piel se ve más sana, en términos generales nos vemos mejor, aumentando la autoestima.

Además la práctica de deportes y actividades físicas ctambién contribuye el proceso de socialización. Conocer personas, motivar a otras, planificar metas; son elementos importantes para tener una psique sana  en función del bienestar integral. El ejercicio constante hace que nuestro organismo libere tensiones tanto físicas como la tensión muscular, o en las articulaciones; así como también psíquicas productos del estrés y los obstáculos que se nos presentan día a día.

En definitiva el ejercicio es beneficioso tanto para mantener un cuerpo sano y una mente aún mejor. Recordá que antes de comenzar a realizar cualquier rutina de ejercicios o deportes, es recomendable acudir a una evaluación médica que determine la capacidad o inconvenientes para realizar dicha actividad.

¡Solicitá tu Consulta Gratis!
Powered by