El día a día puede ser abrumador: Levantarse temprano para tomar el tren, colectivo o enfrentarte al tráfico diario van llenado de tensión la rutina. Llegar al trabajo y enfrentar situaciones inesperadas, sentir que no te rinde el tiempo, llegar cansada a casa y tener que cocinar cuando lo que querés es darte un baño y a la cama, pero no todavía te toca atender a los hijos… ¡Estrés!

El estrés constituye un verdadero problema de salud a nivel mundial. Se han relacionado diferentes enfermedades y condiciones desfavorables para la salud con el estrés acumulado. Si no liberamos tensiones, tomamos un respiro para drenar, probablemente comprometamos nuestro sistema inmunológico para luego enfermarnos.

Hay muchas formas de controlar el estrés, te presentamos estos sencillos tips para mantener el equilibrio emocional que te permitirá estar tranquila y serena para enfrentar las situaciones diarias.

1.- La recomendación que todos los médicos hacen para controlar el estrés es la realización de actividad física. El ejercicio relaja el cuerpo, ayuda a la producción de serotonina la “hormona de la felicidad” y nos mantiene saludables integralmente.

2- Masajearte o que te masajeen los pies resulta una terapia súper relajante y sencilla de hacer.

3.- La música aporta niveles de relajación. Obviamente la música suave e instrumental favorece a un estado de tranquilidad. Probá escuchar música suave por lo menos 5 minutos al día.

4.- Estar en contacto con la naturaleza. Esto no quiere decir que tenés que ir al campo cada vez que estés estresada, pero si tenés la oportunidad de escaparte de vez en cuando esta bueno. La idea es ir a lugares con vegetación como una plaza, salir a comprar flores, recorrer un parque . Romper con la rutina y más si trabajás en una oficina, es fundamental para mantenerte equilibrada.

5.- Respirar es una de las técnicas más efectiva para calmar los niveles de ansiedad y estrés. Hacer respiraciones consientes y profundas van llenando al organismo de oxígeno y lleva a la mente a un estado de meditación. Cuando estés muy estresada, respirá profundo por la nariz y soltá el aire por la boca muy despacio. Concentrate en la respiración y verás que si lo repetís unas 5 veces seguidas notarás como te vas relajando.

6.- El contacto social es muy importante. El ser humano necesita el contacto con otros para intercambiar ideas y compartir emociones. Muchas veces hablar con un amigo ayuda a ver y solucionar los problemas porque ellos lo ven desde un punto de vista distinto al tuyo.

Estos consejos te pueden ayudar a relajarte en los momentos de tensión. Lo importante es estar consiente de que estás estresada para aplicar un comportamiento o hábito que te ayude a sentirte mejor.

¡Solicitá tu Consulta Gratis!
Powered by