1. Cortar las conductas destructivas. El primer paso es identificar el qué y buscar alternativas más saludables, para cambiar estos malos hábitos que nos perjudican física y emocionalmente. Asimismo, se deben estudiar los factores que desencadenan la disminución de la autoestima, como ciertos eventos, personas, creencias personales y de quienes nos rodean, acerca denosotras mismas, entre otros. La idea es que estos se conviertan en una oportunidad para enfrentarnos a nuestros miedos y crecer.

2. Menos impulsos, mejores reacciones. Cuando una persona suele ser muy impulsiva, sus reacciones frente a situaciones que lo sacan de su zona de confort, no suelen ser positivas. En este caso, el psicólogo recomienda acudir a técnicas de relajación y manejo de estrés, para que, aunque la respuesta sea explosiva, sea posible modularla.

El objetivo es lograr pensar antes de darle espacio a las emociones de tomar el control y decidir cómo será la reacción a dicho evento. Por consiguiente, debemos tomar el tiempo para evaluar los beneficios que traerá una reacción positiva a nuestra vida.

Por otro lado, expertos de la Clínica Mayo, en su libro Healthy Weight for everybody, sugieren practicar la que ellos denominan la “lista de tres”, cuyo fin es elaborar una lista de tres interrogantes, basados en nuestra vida. Estos son:

1) ¿Qué cosas haces bien?
2) ¿Qué les gusta a los otros de ti?
3) ¿Qué te gusta de ti?

La idea de esta actividad es responder a estos autocuestionamientos y escribirlos en una hoja de papel, para tenerlos siempre presentes,más aún en los momentos de crisis.

Asimismo, recomiendan:

- Compartir los sentimientos. Hablar con amigos sobre los altos y bajos emocionales es una terapia efectiva. Sin duda, socializar es una excelente opción para mantener la autoestima al tope, ya que genera un sentido de pertenencia a un grupo de personas con intereses y formas de pensamiento comunes.

- Mantener un diario personal. Escribir cada día , a puño y letra, sobre algo que hayamos logrado, algo que queremos alcanzar y al menos un acto o situación que disfrutamos, por pequeña que sea, puede marcar la diferencia.

FUENTEhttp://www.fucsia.co/

¡Solicitá tu Consulta Gratis!
Powered by